Premio LiVerdPress 2018

Carlos Magdalena

Carlos Magdalena nació en Gijón (1972), en una familia de granjeros, y ya de pequeño fue un apasionado amante y defensor de las plantas y los animales. Autodidacta, después de trabajar durante unos años en proyectos de calidad medioambiental en las ciudades se marchó a Inglaterra, donde lleva unos veinte años trabajando en Kew Gardens, el jardín botánico de Londres, y ha conseguido salvaguardar numerosas especies vegetales amenazadas de extinción. Ha impartido clases en todo el mundo y ha intervenido en numerosos documentales y reportajes sobre su trabajo. Su dedicación infatigable y generosa le ha llevado a ser denominado El Mesías de las Plantas. Con este mismo nombre acaba de sacar un libro, que se ha traducido a varios idiomas. Jane Goodall dijo que Magdalena «es una inspiración para ella».

Carlos viaja por todo el mundo para buscar y recuperar plantas en peligro de extinción. Algunas frases de Carlos Magdalena son: «Cualquier organismo vivo (y las plantas lo son) es el resultado de millones de años de evolución. Es como una obra de arte maestra de la genética. Tenemos que salvaguardar estas obras de arte»; «Una de cada cinco plantas está en peligro de extinción. Sin las plantas no habría vida, puesto que unen todos los ecosistemas del planeta: sin ellas no habría oxígeno, ni podríamos comer, ni habría medicinas. Las fibras con que nos vestimos, las sábanas con que nos tapamos, los papeles con los que escribimos, nuestro café o té de la mañana proceden de las plantas, y estas son esenciales para frenar el calentamiento global, pero las ignoramos y no nos percatamos de ello»; «La sensibilidad de las plantas es una frontera a explorar. Se dice que no sienten, pero nosotros tenemos cinco sentidos y ellas tienen catorce».

Premio LiVerdPress 2018

Carlos Magdalena recibe el Premio LiVerdPress 2018 por su firme dedicación a la salvaguardia del mundo vegetal que nos rodea y nos hace vivir, por haber estudiado, protegido y evitado la desaparición de muchas especies de plantas y por contribuir con ello a darlas a conocer y conseguir que nuestro mundo sea más habitable, es decir, un mundo más «verde».